El Diario de Claudia: “Cuando un cliente padece de frasesitis y memitis”