El extraño mundo de Ariel: Japón, nunca cambies.